Ley de contrato de trabajo españa

Modelo de contrato de trabajo español

El Gobierno español ha simplificado y reducido los tipos de contratos que existían hasta ahora. La reducción concluye en cuatro tipos diferentes de contratos de trabajo: indefinido, temporal, de aprendizaje y en prácticas. Cada tipo de contrato tiene sus propias cláusulas y circunstancias particulares que es necesario incluir en un anexo al contrato para adaptar los tipos estándar a cada caso concreto.

Por ejemplo, en un contrato indefinido con una persona discapacitada, el contrato tipo incluirá información general sobre la empresa y el trabajador, pero los cambios en los contratos de trabajo exigen ahora un anexo relativo a este colectivo.

Si el trabajador no firma el anexo correcto y, por ejemplo, firma la cláusula de circunstancias de la producción en un contrato temporal en lugar de firmar la cláusula de contrato temporal, el trabajador puede exigir un empleo permanente/indefinido. Esta situación puede darse en casos de uso inadecuado de un tipo de contrato concreto, y el empresario demostraría entonces el carácter temporal del contrato.

Contratos de trabajo en España

España está formada por 17 regiones o “comunidades autónomas”. Aunque algunas competencias están descentralizadas en las regiones, la legislación laboral es principalmente de ámbito nacional, aunque existen diferencias regionales en áreas como los días festivos y algunas prestaciones de la seguridad social.

El elemento más importante de la legislación laboral es el Estatuto de los Trabajadores, que regula muchos aspectos de las relaciones laborales individuales y colectivas. Otras leyes, decretos ley y decretos se ocupan de una serie de cuestiones relacionadas, como la salud y la seguridad, los sindicatos, las huelgas, los tipos especiales de contrato/relación laboral, la seguridad social, la formación y el trabajo temporal. El Estatuto de los Trabajadores no se aplica a determinadas categorías de trabajadores, que se rigen por una legislación específica: además de grupos como el personal doméstico, los deportistas profesionales, los actores y determinados médicos y abogados, se incluyen los altos cargos.

Lee más  ¿Cuál es el sueldo de un fiscal?

El Estatuto de los Trabajadores y los demás estatutos relacionados con el empleo se recogen, por comodidad administrativa, en un único Código Laboral y de la Seguridad Social. Fuera del ámbito de este Código, la legislación en áreas como la igualdad/no discriminación y la protección de datos/privacidad también son relevantes para la relación laboral. La jurisprudencia, especialmente la del Tribunal Supremo, desempeña un papel importante en la interpretación de la legislación relacionada con el empleo.

Derecho contractual español

Si está empleado, existe un contrato entre usted y su empleador.  Puede que no haya nada por escrito, pero sigue existiendo un contrato. Esto se debe a que tu acuerdo de trabajar para tu empleador y el acuerdo de tu empleador de pagarte por tu trabajo forman un contrato. Su empresario debe entregarle una declaración por escrito el día que empiece a trabajar. Esta declaración debe contener ciertos términos y condiciones.

Un contrato os da a ti y a tu empleador ciertos derechos y obligaciones. El ejemplo más común es que tienes derecho a cobrar por el trabajo que haces. Tu empleador tiene derecho a darte instrucciones razonables y a que trabajes en tu puesto. Estos derechos y obligaciones se denominan “condiciones contractuales”.

Los derechos que tienes en virtud de tu contrato de trabajo se suman a los derechos que tienes por ley: por ejemplo, el derecho a cobrar el salario mínimo nacional y el derecho a vacaciones pagadas.

Sólo se puede implicar un término por “costumbre y práctica” cuando no hay un término expreso que trate el tema. Por ejemplo, si has trabajado 35 horas semanales durante 10 años, aunque tu contrato diga que sólo debes hacer 30 horas, no tienes derecho a trabajar 35 horas por costumbre y práctica.

Lee más  Pedir cita para sacar dni

Comentarios

Aunque el contrato puede existir de forma oral o escrita, es preferible esta última para poder especificar las condiciones concretas en las que se va a contratar a un trabajador. Si el contrato se mantiene en forma oral sólo la ley española imputará un contrato indefinido a tiempo completo de 40 horas semanales.

Sólo los mayores de 16 años pueden firmar un contrato de trabajo. Incluso en ese caso existen restricciones, como que los menores de 18 años deben tener el consentimiento de su tutor y no pueden trabajar más de tres horas después de las 22 horas.

La legislación laboral española permite un periodo de tiempo en el que se puede rescatar cualquier contrato por cualquier motivo, pero establece un límite de tiempo: 6 meses para los técnicos o cuando se requiera una cualificación y 2 meses en caso contrario. Durante el periodo de prueba el trabajador tiene los mismos derechos que cualquier otro empleado.

Según el título, estos tipos de contrato son de duración indefinida y duran hasta que una de las dos partes decida ponerle fin mediante un preaviso. Una vez que el contrato haya cumplido un año, el plazo de preaviso se imputará por ley a 15 días.