Hijos maltratados por sus padres consecuencias

¿Cómo te han estropeado tus padres? | Fiona Douglas

El abuso o maltrato infantil es el maltrato físico, sexual y/o psicológico o la negligencia de un niño o niños, especialmente por parte de un padre o un cuidador. El maltrato infantil puede incluir cualquier acto u omisión por parte de un padre o cuidador que resulte en un daño real o potencial para un niño y puede ocurrir en el hogar del niño, o en las organizaciones, escuelas o comunidades con las que el niño interactúa.

Los términos abuso infantil y maltrato infantil suelen utilizarse indistintamente, aunque algunos investigadores hacen una distinción entre ellos, tratando el maltrato infantil como un término general que abarca la negligencia, la explotación y la trata.

Las distintas jurisdicciones han desarrollado su propia postura respecto a la notificación obligatoria, con diferentes definiciones de lo que constituye maltrato infantil para separar a los niños de sus familias o para procesar una acusación penal.

Estas primeras observaciones francesas no lograron traspasar la barrera del idioma, y otras naciones siguieron ignorando la causa de muchas lesiones traumáticas en bebés y niños pequeños; pasarían casi cien años antes de que la humanidad empezara a enfrentarse sistemáticamente al “espantoso problema” de Tardieu. En el siglo XX, la patología y la radiología pediátrica empezaron a acumular pruebas, sobre todo en relación con el hematoma subdural crónico y las fracturas de extremidades: el hematoma subdural tenía una curiosa distribución bimodal, idiopática en los bebés y traumática en los adultos,[12] mientras que la periostitis osificante inexplicable de los huesos largos era similar a la que se producía tras las extracciones de nalgas. [13] En 1946, John Caffey, el fundador estadounidense de la radiología pediátrica, llamó la atención sobre la asociación de las fracturas de huesos largos y el hematoma subdural crónico,[14] y, en 1955, se observó que los bebés retirados del cuidado de padres agresivos, inmaduros y emocionalmente enfermos no desarrollaban nuevas lesiones[15].

Lee más  Tarjeta inicial de residencia de familiar de ciudadano comunitario

CÓMO LE AFECTA EL ABUSO EMOCIONAL EN LA INFANCIA

El maltrato emocional es cualquier tipo de abuso que implique el maltrato emocional continuo de un niño. A veces se denomina maltrato psicológico. El maltrato emocional puede consistir en tratar deliberadamente de asustar, humillar, aislar o ignorar a un niño.

Puede que no haya signos físicos evidentes de maltrato emocional o negligencia. Y es posible que el niño no le cuente a nadie lo que le ocurre hasta que llega a un “punto de crisis”. Por eso es importante estar atento a las señales de comportamiento del niño.

Puede que no haya signos físicos evidentes de maltrato emocional o abandono. Y es posible que el niño no le cuente a nadie lo que le ocurre hasta que llegue a un “punto de crisis”. Por eso es importante buscar señales en el comportamiento del niño.

Vídeo de los padres: Maltrato infantil y conflicto familiar

Puede ser difícil saber lo que puedes hacer si estás preocupado por un niño que está siendo maltratado físicamente. Tenemos información y consejos que te ayudarán a sentirte seguro a la hora de dar los siguientes pasos para mantener a los niños y jóvenes a salvo.

Es importante recordar que el maltrato físico es cualquier forma de causar intencionadamente daño físico a un niño o joven. También incluye inventar los síntomas de una enfermedad o provocar el malestar de un niño.

Los golpes y los moratones no siempre significan que un niño esté siendo maltratado físicamente. Todos los niños sufren accidentes, tropiezos y caídas. Y no hay un solo signo o síntoma al que haya que prestar atención. Pero es importante ser consciente de las señales.

Lee más  Contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje

Los bebés tienen un mayor riesgo de sufrir maltrato físico, así como los niños discapacitados, especialmente los que no son capaces de contar lo que ocurre o no entienden que lo que les ocurre es maltrato.

Los efectos de la exposición a la violencia doméstica en los bebés y

Los servicios para la infancia pueden rechazar el contacto si lo consideran necesario para salvaguardar el bienestar del niño, pero esto sólo puede durar un máximo de siete días antes de tener que obtener una orden judicial. A la inversa, el tribunal no puede ordenar que no haya contacto si los servicios infantiles han permitido el contacto. El sistema actual se basa en la opinión de la judicatura y de los servicios para la infancia, y actualmente no hay ninguna ley que prohíba el contacto a los padres que han abusado de sus hijos.

“Si nos fijamos sólo en la encuesta, esto demuestra que más de 500 niños han vuelto a visitar a sus maltratadores, lo que es una absoluta vergüenza. Por las historias que escucho a diario, esto es la punta del iceberg y hay que hacer algo.

Los padres con los que hablo dedican todo su ser a tratar de curar a los niños que tienen que cuidar, sólo para ser el adulto que tiene que hacer marchar a su hijo de vuelta a la persona que abusó de él”.

“El contacto fue una época muy aterradora en la que tenía que ver a las personas que más temía: los asesinos de mis dos hermanos. Mi padre biológico siempre me fruncía el ceño, me vigilaba y se aseguraba de que no dijera nada que no debiera. Me sentía aterrorizada y atrapada. Me resultaba increíblemente confuso que la trabajadora social me dijera que estaba en un lugar seguro y, sin embargo, mis padres biológicos estuvieran allí. Me sentía insegura y no entendía por qué sucedía esto.

Lee más  Ley de división horizontal