Devolución de productos ley del consumidor

La ley australiana del consumidor

No cuente con poder devolver siempre un producto que haya comprado, ya sea en una tienda o en Internet. No hay ninguna ley que diga que todos los vendedores deben aceptar la devolución de un artículo. Puede no importar que no te guste, que decidas que no te lo puedes permitir o que lo hayas encontrado más barato en otro sitio.

Como cofirmante, serás responsable de pagar la deuda. Si alguien te pide que seas cofirmante o si consigues que alguien sea cofirmante por ti, piensa cuidadosamente en cómo esto podría afectar a tu situación financiera y a la suya.

Comentarios

Si la política de devoluciones de la tienda lo permiteAlgunas tiendas tienen su propia política de devoluciones para ofrecer un reembolso, un cambio o una nota de crédito para las compras por “cambio de opinión”. Comprueba la política de devoluciones o los términos y condiciones del establecimiento antes de comprar. Los comercios pueden optar por no incluir los artículos en oferta o en rebajas en su política de devoluciones, por ejemplo, “no se admiten devoluciones por cambio de opinión en artículos en rebajas”.Si tienes una tarjeta de cambioSi compras un regalo, puedes pedir una tarjeta de cambio para regalarlo. De este modo, si al destinatario no le gusta el regalo, puede volver a la tienda o a la tienda online y cambiarlo.Las tarjetas de cambio suelen tener una fecha de caducidad. Es importante conocer esta fecha porque una tienda o un comercio online no está obligado a aceptar una tarjeta de cambio después de esa fecha.Si has reservado una cita que aún no se ha producidoSi has hecho una reserva o una cita para algo con antelación, es posible que puedas cancelarla y obtener un reembolso. Lee el contrato del proveedor de servicios o sus condiciones para comprobar cuáles son las normas. A veces te cobrarán una tasa de cancelación, sobre todo si cancelas con poca antelación.

Lee más  Por arrendamiento de vivienda habitual

¿Sin devolución, sin cambio? ¡No hay trato! | divinalawhttps://www.divinalaw.com ‘ dosis-de-ley ‘ no-return-no-

Si un producto o servicio que compras no cumple con la garantía del consumidor, tienes derecho a pedir una reparación, una sustitución o un reembolso en virtud de la Ley Australiana del Consumidor. La reparación a la que tiene derecho dependerá de si el problema es mayor o menor.

Puede pedir a una empresa que prefiera una reparación, una sustitución o un reembolso gratuitos, pero no siempre tiene derecho a ello. Por ejemplo, las garantías de los consumidores no se aplican si usted obtuvo lo que pidió pero simplemente cambió de opinión, lo encontró más barato en otro sitio, decidió que no le gustaba la compra o no le sirvió.

Si tiene un problema menor con un producto o servicio, la empresa puede optar por ofrecerle una reparación gratuita en lugar de una sustitución o un reembolso. Si tiene un problema grave con un producto, tiene derecho a pedir que le sustituyan o le devuelvan el dinero. Si tiene un problema importante con un servicio, puede optar por recibir una compensación por la disminución del valor por debajo del precio pagado, o un reembolso.

Tiene derecho a devolver un producto si cree que hay un problema. Por lo general, usted es responsable de la devolución del producto si éste puede ser enviado por correo o devuelto fácilmente. Tiene derecho a recuperar los gastos razonables de envío o transporte de la empresa si se confirma que el producto tiene un problema, así que guarde los recibos.

Directiva sobre los derechos de los consumidores

Cuando compra algo en una tienda, está protegido por la legislación sobre consumo. Usted firma un contrato con la empresa a la que compra. La empresa se compromete a proporcionarle el producto por un precio determinado. Según la ley de consumidores, el artículo debe ser:

Lee más  ¿Cuáles son los principios fundamentales de la ética profesional?

Cuando usted compra algo, la empresa debe darle un trato justo. La empresa debe actuar de buena fe, no engañarle sobre el producto y evitar el acoso, la coacción o la influencia indebida.

Hay una diferencia entre un artículo defectuoso y la devolución de un artículo porque has cambiado de opinión. Por ejemplo, si no te has probado algo y resulta que es la talla equivocada, esto no significa que la ropa no sea adecuada.

Si cambias de opinión o el artículo no te queda bien, no tienes derechos en virtud de la legislación sobre consumo. Si devuelves el artículo, la tienda no tiene por qué ofrecerte un reembolso o una sustitución, si no hay nada malo en él. Sin embargo, muchas tiendas aceptan devoluciones en estas circunstancias y le ofrecen un cambio o reembolso, aunque a menudo con condiciones. Por ejemplo, es posible que tenga que devolver el artículo en un determinado número de días y suele ser necesario presentar una prueba de compra. Además, es posible que el embalaje original y las etiquetas estén intactas. Pero la tienda no está obligada a hacerlo y es un gesto de buena voluntad.