Que es la separacion de poderes

Federalismo

La doctrina de la separación de poderes divide las instituciones de gobierno en tres ramas: legislativa, ejecutiva y judicial: el poder legislativo elabora las leyes; el ejecutivo las pone en práctica; y el judicial interpreta las leyes. Los poderes y funciones de cada uno de ellos están separados y son llevados a cabo por personal distinto. Ningún organismo puede ejercer una autoridad completa, ya que cada uno de ellos es interdependiente de los demás. El poder así dividido debe evitar el absolutismo (como en las monarquías o dictaduras donde todos los poderes se concentran en una sola autoridad) o la corrupción derivada de las oportunidades que ofrece el poder sin control. La doctrina puede ampliarse para que los tres poderes actúen como frenos y contrapesos entre sí. La independencia de cada rama ayuda a evitar que las otras se excedan en su poder, garantizando así el Estado de Derecho y protegiendo los derechos individuales.

En el sistema Westminster -el sistema de gobierno parlamentario que Australia adoptó y adaptó de Inglaterra- esta separación no existe plenamente y la doctrina no está ejemplificada en las constituciones de los estados australianos. Sin embargo, en Australia existen los tres poderes: el legislativo en forma de parlamentos; el ejecutivo en forma de los ministros y los departamentos y organismos gubernamentales de los que son responsables; y el judicial o los jueces y tribunales. Sin embargo, dado que el ministerio (ejecutivo) procede del parlamento (legislativo) y es responsable ante él, existe una gran interconexión tanto en el personal como en las acciones. La separación del poder judicial es más clara.

La Constitución de Estados Unidos establece tres poderes separados pero iguales: el poder legislativo (hace la ley), el poder ejecutivo (hace cumplir la ley) y el poder judicial (interpreta la ley). Los creadores estructuraron el gobierno de esta manera para evitar que una rama del gobierno se volviera demasiado poderosa, y para crear un sistema de controles y equilibrios.

Lee más  Particion de una herencia

Bajo este sistema de controles y equilibrios, existe una interacción de poder entre los tres poderes. Cada rama tiene su propia autoridad, pero también debe depender de la autoridad de las otras ramas para que el gobierno funcione.

La historia ha demostrado una y otra vez que el poder ilimitado en manos de una persona o un grupo significa, en la mayoría de los casos, la supresión de otros o el recorte de sus poderes. La separación de poderes en una democracia sirve para evitar el abuso de poder y para salvaguardar la libertad de todos.

El sistema de separación de poderes divide las tareas del Estado en tres ramas: legislativa, ejecutiva y judicial. Estas tareas se asignan a diferentes instituciones de manera que cada una de ellas pueda controlar a las demás. Como resultado, ninguna institución puede llegar a ser tan poderosa en una democracia como para destruir este sistema.

Los controles y equilibrios (derechos de control e influencia mutuos) garantizan que los tres poderes interactúen de forma equitativa y equilibrada. La separación de poderes es un elemento esencial del Estado de Derecho y está consagrada en la Constitución.

La separación de poderes se refleja también en el hecho de que ciertas funciones no deben ser ejercidas por una misma persona. Así, el Presidente Federal no puede ser al mismo tiempo miembro del Consejo Nacional, o un juez que sea nombrado Ministro o elegido miembro del Consejo Nacional debe ser suspendido temporalmente de sus funciones judiciales.