Pagar impuesto de sucesiones sin adjudicar herencia

¿Qué ocurre si se pierde un recurso ante el Tribunal Sucesorio?

Cuando una persona fallece, el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que componen su herencia pasará a sus sucesores (herederos o legatarios), y es por esta adquisición de bienes, derechos y obligaciones por lo que hay que pagar este impuesto.

Cita previa imprescindible Pedir cita previa para la confección de autoliquidaciones del Impuesto sobre Sucesiones. Este servicio se prestará exclusivamente al sujeto/s pasivo/s de la operación a declarar, o a un familiar directo (ascendientes, descendientes y/o cónyuge).

En el momento de solicitar la cita deberá enviarnos la escritura o documento privado ya que si no lo envía NO podremos realizar las autoliquidaciones y su cita será CANCELADA.

– Si la persona fallecida había hecho testamento, en este caso, se indicará el Notario donde está depositado. Si los herederos no disponen de una copia autorizada del testamento, deberán acudir a la Notaría correspondiente y solicitar una copia autorizada del mismo.

3º. Si el fallecido no dejó testamento, se necesita la llamada “declaración de herederos”. En general, la declaración de herederos se obtendrá mediante un acta de notoriedad que se tramitará ante notario.

Se impugna en este recurso la determinación de la Oficina del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales de que la herencia de Maria McIlvaine Gillmore, fallecida en una residencia de ancianos en Summit, Nueva Jersey, el 12 de enero de 1965, estaba sujeta al impuesto sobre transmisiones patrimoniales. La Oficina defiende la imposición del impuesto basándose en que la difunta era residente de este Estado en el sentido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (N.J.S.A. 54:34-1 y siguientes).

Lee más  Cambio titularidad catastral por herencia

Los recurrentes son su hermano, Francis S. McIlvaine, y Chemical Bank New York Trust Company, albaceas del testamento de la difunta, que ha sido admitido a trámite en Nueva York. McIlvaine y su familia son los principales beneficiarios de dicho testamento. Sostienen que la Sra. Gillmore era incompetente por razón de senilidad cuando se marchó de Nueva York en 1963 y que nunca renunció a su domicilio en ese estado ni lo perdió, de modo que su patrimonio quedara sujeto a la imposición de Nueva Jersey. A este respecto, observamos que los recurrentes han pagado un impuesto sucesorio de 17.000 dólares al Estado de Nueva York.

El Impuesto sobre el Patrimonio es un impuesto que grava el derecho de la persona fallecida a transmitir su patrimonio a sus legítimos herederos y beneficiarios en el momento del fallecimiento, así como determinadas transmisiones que se realizan por ley como equivalentes a la disposición testamentaria. No es un impuesto sobre la propiedad. Es un impuesto que grava el privilegio de la transmisión de bienes a la muerte del propietario. El Impuesto sobre el Patrimonio se basa en las leyes vigentes en el momento del fallecimiento, sin perjuicio de la postergación de la posesión o disfrute efectivo del patrimonio por parte del beneficiario.

Se impondrá una tasa del seis por ciento (6%) basada en el valor de dicho PATRIMONIO NETO determinado en el momento del fallecimiento del difunto, compuesto por todas las propiedades, reales o personales, tangibles o intangibles, menos las deducciones permitidas.

Cuando el Comisionado de Impuestos Internos considere que el pago en la fecha de vencimiento del impuesto sobre el patrimonio o de cualquier parte del mismo impondría dificultades indebidas al patrimonio o a cualquiera de los herederos, podrá prorrogar el plazo para el pago de dicho impuesto o de cualquier parte del mismo hasta un máximo de cinco (5) años, en caso de que el patrimonio se resuelva por vía judicial, o de dos (2) años en caso de que el patrimonio se resuelva extrajudicialmente. En tal caso, el monto respecto del cual se concede la prórroga deberá ser pagado en o antes de la fecha de vencimiento del plazo de la prórroga, y se suspenderá el cómputo de la prescripción para la liquidación prevista en el artículo 203 del Código de Rentas Internas de la Nación por el período de dicha prórroga.