Aceptación de herencia con testamento

Certificado de herencia Alemania

De acuerdo con el artículo 1956 del Código Civil el incumplimiento del plazo de renuncia puede ser impugnado de la misma manera que la aceptación de la herencia. En este caso, se aplican los motivos generales de impugnación (BGH, sentencia de 29 de junio de 2016, Ref. IV ZR 387/15 con otras referencias).

Un motivo de impugnación puede surgir del error sobre el sobreendeudamiento de la herencia, que es una característica material en el sentido del artículo 119, apartado 2, del BGB (BGH, sentencia de 8. 2.1989 – IVa ZR 98/87).

La impugnación debe declararse en un plazo de 6 semanas (§ 1954 BGB). En caso de impugnación por amenaza, el plazo comienza en el momento en que deja de existir el predicamento, en todos los demás casos en el momento en que la persona con derecho a impugnar tiene conocimiento del motivo de la impugnación. El plazo es de seis meses si la última residencia del testador fue únicamente en el extranjero o si el heredero se encuentra en el extranjero cuando comienza el plazo.

Para la regulación abierta de la sucesión, la ley estipula en el artículo 1953, apartado 2, del BGB, que según los herederos que declaran la impugnación, se nombran herederos a los que también lo serían si los herederos impugnantes ya no vivieran en el momento de la herencia. Por tanto, la sucesión continúa. En el caso de la sucesión legal, la sucesión ulterior se basa en la renuncia según los artículos 1925, apartado 3, frase 1, y 1924, apartado 2, de la Ley de Herencias. 3 frase 1, 1924 par. 3 BGB. Según esto, los hijos del renunciante heredan (sucesión según las tribus). Por este motivo, es necesario que los hijos de la persona que rechaza también declaren el rechazo.

Lee más  Herencias en separacion de bienes

Si se niega a aceptar una herencia, no será responsable de los impuestos de sucesión, pero no podrá decidir quién recibe los bienes en su lugar. El legado pasa al beneficiario contingente indicado en el testamento o, si esa persona murió sin testamento, según las leyes de sucesión intestada de su estado.

De acuerdo con las normas del Servicio de Impuestos Internos (IRS), para rechazar una herencia, debe ejecutar una renuncia por escrito que exprese claramente su intención “irrevocable y sin reservas” de rechazar el legado. Esta renuncia debe ser firmada, notariada y presentada ante el tribunal testamentario y/o el albacea de la última voluntad y testamento de manera oportuna. El plazo del IRS es dentro de los nueve meses siguientes al fallecimiento del difunto o, si el beneficiario que renuncia es menor de edad, después de cumplir los 21 años.

Si ya ha aceptado la herencia o alguno de sus beneficios, es probable que Hacienda considere inválida la renuncia. Además, la negativa debe dar lugar a que los intereses pasen “sin ninguna discreción por parte de la persona que hace la renuncia” al cónyuge del difunto o a cualquier otra persona que no sea la que hace la renuncia.

Antes de aceptar una herencia, los herederos tienen que considerar si deben aceptarla o no. Si temen que el patrimonio del fallecido contenga más deudas, tienen que considerar si aceptan la herencia a beneficio de inventario. Los herederos pueden optar por aceptar la herencia con el procedimiento de beneficio de inventario para evitar ser considerados responsables de las deudas del difunto. Si no se toman las precauciones oportunas, los herederos podrían acabar respondiendo de las deudas dejadas por el causante.

Lee más  Pension de orfandad absoluta

La responsabilidad penal recae en el fallecido. Ningún heredero o pariente puede ser acusado de delitos penales supuestamente cometidos por el fallecido. Asimismo, ningún heredero o pariente puede ser castigado por delitos por los que el fallecido haya sido condenado.

Una vez que un heredero acepta una herencia, no puede renunciar a ella. La aceptación es irrevocable aunque el heredero descubra que la herencia contiene más deudas que patrimonio y que tendrá que hacer frente a esas deudas.

Los herederos que aceptan una herencia pueden solicitar al tribunal que anule la aceptación de la misma si resulta que fueron coaccionados para aceptar la herencia o fueron defraudados para hacerlo por otros. Aunque esto implicaría un procedimiento judicial que suele ser complicado, si tiene éxito, el resultado puede ser beneficioso para los que fueron defraudados o coaccionados para aceptar la herencia.